Partido Federal - Sitio Oficial

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Distritos Politica Provincial CONFERENCIA ENCUENTRO DE LOS PUEBLOS

CONFERENCIA ENCUENTRO DE LOS PUEBLOS

E-mail Imprimir PDF

"Todo extremo envuelve fatalidad; por eso una desconfianza desmedida sofocaría los mejores planes, ¿pero es acaso menos terrible un exceso de confianza? Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar nuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres, sólo el freno de la Constitución puede afirmarla. Mientras ella no exista, es preciso adoptar las medidas que equivalgan a la garantía preciosa que ella ofrece." José Artigas, 4 de abril de 1813, Oración inaugural al Congreso de Tres Cruces, frente a las murallas de Montevideo sitiada, convocado con motivo de designar diputados de la Provincia Oriental a la Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Año XIII.

En algún momento de febrero de 1811 el entonces Ayudante Mayor de Blandengues José Artigas, ya en aquel momento uno de los principales referentes populares en la Banda Oriental del Paraná y más allá de ella, decide abandonar su puesto en la guarnición de Colonia donde prestaba servicios a órdenes del Brigadier Muesas, para dirigirse a Buenos Aires. A su paso desde Colonia hasta Paysandú, va dejando la señal de insurrección general contra el gobierno “regentista” de Montevideo.

 

En su viaje iba acompañado por su amigo el cura párroco de Colonia José María Enrique de la Peña y el teniente de Blandengues Rafael Hortiguera. Más o menos en la misma fecha también el capitán de Blandengues José Rondeau se dirige a Buenos Aires desde Paysandú.

 

Muchos autores afirman que el motivo que tuvo Artigas para tomar esa determinación tardía de ponerse a las órdenes de la Junta Gubernativa de Buenos Aires, fue una ocasional pelea que tuvo con su comandante el Brigadier Muesas… cabe preguntarse entonces si también el sacerdote Peña y el teniente Hortiguera se pelearon con Muesas por alguna zoncera o ellos tenían otros motivos más profundos. Otro tanto cabe preguntarse sobre la actitud que adopta por esas mismas fechas el capitán Rondeau, ¿se habrá peleado con Michelena que era entonces su comandante? Gran casualidad.

 

Evidentemente hay otro motivo que seguramente se puede encontrar en los sucesos políticos inmediatamente anteriores y en la propia evolución histórica de la Junta Gubernativa de Buenos Aires. De manera que conviene analizar un poco más porqué Artigas, Rondeau, Hortiguera y Peña, aun siendo convencidos y apasionados patriotas americanistas, postergan su adhesión a la Junta hasta febrero de 1811, y porqué deciden afiliarse a la causa Juntista justamente en ese preciso momento.

 

Dice el relato histórico por todos sabido, que la defección de José Artigas era la señal para la insurrección general en la Banda Oriental, y efectivamente lo fue, porque el 27 de febrero de 1811 se produce el Grito de Asencio y de inmediato la toma de Mercedes. Pero desde antes ya se venían verificando diversas formas de organización conspirativa tanto en Montevideo como en el resto del territorio Oriental, como surge del intento de motín de las guarniciones de milicias de Montevideo en julio de 1810 orquestado por Pedro Feliciano Cavia, el arresto y remisión a Cuba de Lucas Obes en enero de 1811, la conspiración de la Casa Blanca en Paysandú el 11 de febrero de este mismo año.

 

El rápido proceso de movilización general que Artigas llamó la “Admirable Alarma”, convocó a grupos de gente precariamente armada y de a caballo, que fueron llegando desde todo el país. Pero resulta realmente extraño que José Artigas, siendo el causante y principal responsable de todo el movimiento, se había ido a Buenos Aires y no vuelve sino hasta el 9 de abril, ¡más de un mes después del Grito de Asencio!

 

La historia dice que Artigas y Rondeau fueron a Buenos Aires solamente a presentarse y buscar sus respectivas designaciones oficiales para los cargos y rangos militares que se les asignaron. El decreto de la Junta que establece la designación de Artigas como Teniente Coronel y Jefe de Milicias de la Banda Oriental, data del 9 de marzo de 1811, fecha en la cual ya se conoce en Buenos Aires el inicio del movimiento ocurrido en Mercedes. Aun así Artigas se demora un mes entero en llegar junto a su Pueblo que, para entonces ya había sufrido un primer ataque de las fuerzas “regentistas” de Michelena el 4 de abril.

 

Resulta increíble que un hombre como demostró ser Artigas en su actuación anterior y posterior, estuviera ausente en una circunstancia tan importante para el país, solamente por una cuestión formal, una presentación en sociedad, donde, dicho sea de paso, no era un desconocido. Los nombres de Artigas y Rondeau aparecen mencionados como los eventuales caudillos de la insurrección Oriental en el “Plan de Operaciones”, cuya redacción se atribuye a Mariano Moreno y a Manuel Belgrano, nada menos.

 

Resulta increíble que, en pleno comienzo del levantamiento popular revolucionario en la Banda Oriental, Artigas se tomara un mes entero para ir hasta Buenos Aires de a caballo paseando por Nogoyá, Santa Fé y Rosario, y otro mes entero para retornar del mismo modo y por el mismo camino. ¿No había ningún bote disponible? ¿No tenía ningún apuro?

 

Entonces, corresponde preguntarse también cuál fue la verdadera motivación que tuvo Artigas para concurrir a Buenos Aires a principios de febrero de 1811, y cual fue la verdadera razón que lo mantuvo retenido allí durante dos meses, hasta su desembarco en alguna zona cercana a Mercedes el 9 de abril.

 

¿Por qué Artigas no va solo a Buenos Aires, por qué necesita el acompañamiento del cura Enrique de la Peña y el teniente Rafael Hortiguera? El sacerdote de la Peña era un hombre muy ilustrado y muy persuasivo, que mantuvo varias conversaciones con Artigas en Colonia. Es razonable suponer que Artigas le pidió que lo acompañara porque necesitaba sus dotes como convincente argumentador, y no es fácil sacar a un cura de su parroquia durante tanto tiempo, el motivo también para él debió ser muy importante.

 

Rafael Hortiguera, por su parte, era nacido y criado en Buenos Aires donde se enroló en el Cuerpo de Blandengues de esta ciudad en 1790, luego pasa a prestar servicio en la Banda Oriental a las órdenes de José Artigas. Participa en la defensa de Montevideo durante las invasiones inglesas donde es hecho prisionero y enviado a Londres junto a José Rondeau y Antonio González Balcarce (que en febrero de 1811 estaba al mando del Ejército “Juntista” enviado al Alto Perú). Entonces, es un hombre que conoce muy de cerca a José Rondeau y al ambiente militar de Buenos Aires, su presencia como acompañante de Artigas se justifica en sus vinculaciones. ¿Pero hacía falta tanto movimiento solamente por una designación?

 

 

El primer trimestre de 1811

 

Ahora bien, veamos qué fue lo que ocurrió antes de febrero de 1811:

 

El 18 de diciembre de 1810 se integran los diputados de varias Provincias del interior (Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Catamarca, Mendoza, Tarija, San Luis, San Juan y La Rioja) en la Junta Gubernativa de Buenos Aires, dando origen a lo que dio en llamarse la “Junta Grande”, que seguía presidida por Cornelio Saavedra y con la secretaría compartida entre Juan José Paso y Mariano Moreno. Pero este último pide ser designado para realizar una misión diplomática en Rio de Janeiro y Londres, buscando reconocimientos y apoyos para la Junta. Por este motivo renuncia y en su lugar como secretario de la Junta Grande es designado Hipólito Vieytes, vinculado al sector “porteñista” que se oponía a la integración de los diputados provinciales. El 14 de enero se embarca Mariano Moreno rumbo a Londres en la fragata británica “Fama” al mando del capitán George Thomas Heverson, la cual navegaba en flotilla junto a otras dos del mismo porte escoltadas por la goleta HMS Mistletoe comandada por el Teniente Robert Ramsay. Pero Moreno fallece durante el viaje el 4 de marzo y su cuerpo es arrojado al océano.

 

El 19 de enero de 1811 Francisco Javier de Elío declaró a Montevideo capital del Virreinato y asumió como Virrey del Río de la Plata, cargo para el que fue nombrado por el Consejo de Regencia el 31 de agosto de 1810.  La Junta Grande rechaza formalmente su reconocimiento por nota del 22 de enero. El 11 de febrero las fuerzas de Michelena desbaratan una conspiración favorable al movimiento Juntista en Casa Blanca, cerca de Paysandú, y al día siguiente, 12 de febrero, el Virrey Elío declara la guerra a la Junta de Buenos Aires.

 

También el 19 de enero se produce la primera derrota del Ejército enviado al Paraguay al mando de Manuel Belgrano, en la batalla de Paraguarí. Ese mismo día Belgrano, que no era militar de carrera, recibe su designación como Brigadier General otorgada por la Junta Grande, sin haber renunciado todavía a su cargo como Secretario del Consulado de Comercio de Buenos Aires, para el cual había sido designado por el propio Rey de España Carlos IV en 1794. Las primeras instrucciones de la Junta a Belgrano para la formación de este Ejército datan del 4 de setiembre de 1810 y, en principio, orientaban las acciones militares hacia la Banda Oriental. Pero luego, el 22 de setiembre, se cambia la orientación dándose prioridad al Paraguay y luego a la Banda Oriental, siempre bajo el supuesto de que con un pequeño ejército simbólico se podría completar la tarea de someter a estas provincias.

 

Es en este contexto que Artigas, Rondeau, Hortiguera y el sacerdote Peña se presentan en Buenos Aires a principios o mediados de febrero de 1811. El ambiente no es precisamente de triunfalismo, sino más bien por el contrario, ya hay conspiraciones que apuntan al derrocamiento de la Junta Gubernativa, conspiraciones que tienen su epicentro otra vez en el Cabildo de Buenos Aires dominado por los sectores más “españolistas”, y en la recientemente creada “Sociedad Patriótica” que reunía a los sectores de la ilustración criolla “porteñista”, vinculados al comercio con Gran Bretaña.

 

El 9 de marzo el Ejército de Manuel Belgrano sufre una nueva derrota en la batalla de Tacuarí. Ese mismo día, sin conocer aun esta noticia, la Junta Grande designa a Artigas como Teniente Coronel y segundo Jefe del Ejército al mando de Belgrano, otorgándole unas decenas de blandengues y algún dinero para realizar la insurrección de la Banda Oriental, que para esa fecha ya había comenzado con el Grito de Asencio y la toma de Mercedes el 27 de febrero.

 

Pero José Artigas no retorna de inmediato, permanece en Buenos Aires todavía un tiempo más, enviando a Miguel Estanislao Soler con una tropa de blandengues para que refuerce a las milicias reunidas en Mercedes y asuma el mando provisoriamente. Más tarde el coronel Soler sería comandante del primer Regimiento de Pardos y Morenos.

 

¿Por qué Artigas se demora tanto en volver, pese a los ruegos del Teniente Ramón Fernández, que pide refuerzos desesperadamente desde Mercedes? Su retorno se hace esperar hasta el 9 de abril, para producir la Proclama de Mercedes el 11 del mismo mes. Pero en el ínterin nadie sabe con seguridad donde está, no hay ninguna correspondencia firmada por Artigas que permita saber donde se encontraba en marzo y primeros días de abril de 1811. Seguramente lejos de la acción militar, pero ocupado en algo igual de importante.

 

Buenos Aires estaba en ebullición. El 20 de marzo la Junta Grande convocó al servicio militar “a todos los habitantes entre los 18 y 25 años”, temiendo una inminente invasión por parte del Virrey Elío. Al día siguiente ordenó la internación en Córdoba de 400 españoles solteros, con la excepción de los muy ancianos o físicamente impedidos.

 

El día 23 el Cabildo de Buenos Aires pide la anulación de la última medida y esa misma noche se reúne la “Sociedad Patriótica” (el “Club” del Café de Marco), y en esta reunión Julián Álvarez leyó un discurso llamando a la conciliación entre los españoles europeos y americanos “que abrirá el camino que nos conduce a la inmortalidad”. Seguía diciendo que había que “hacerlos entrar (a los españoles europeos) por los senderos de la razón y de su propio bien”… Evidentemente estaban muy lejos de ser las ideas radicales de Mariano Moreno, pero la cuestión era sencillamente buscar la disolución de la Junta Grande.

 

Frente al ataque convergente de “españolistas” y “porteñistas”, la Junta resuelve dejar sin efecto la internación dispuesta, y con la intención de conciliar designa al español europeo Matías Bernal como Presidente de la Junta de Potosí. Pero el nombramiento también les cayó mal, el Cabildo protestó y la “Sociedad Patriótica” trató de traidor al Deán Gregorio Funes, diputado por Córdoba. Cualquiera diría que estaban como “la gata Flora”, nada les viene bien. El golpe de Estado era inminente, y para eso estos grupos contaban con el apoyo del Regimiento de la Estrella al mando de Domingo French y Antonio Luis Beruti.

 

 

El movimiento de los orilleros, 5-6 de abril de 1811

 

Así llegamos a los sucesos poco conocidos del 5 y 6 de abril de 1811. Dice el Dr. Jorge Oscar Sulé (“La Revolución de los Orilleros”, El Gran Americano Nº 11, mayo 2010): “Sorpresivamente a las 11 de la noche del sábado 5 de abril de 1811, grupos de quinteros, matanceros y otros, orilleros todos, con sus caballos convergen desde los corrales de Miserere, de los pagos de Palermo, de los mataderos de San Telmo, de los rancheríos del Retiro, hacia la Plaza de la Victoria. Más de cuatro mil jinetes que no se había visto en las jornadas del 25 de Mayo, en silencio ocuparon la plaza ante el desconcierto de los jóvenes intelectuales que veían materializado "al pueblo" que invocaban en sus discursos y ante el estupor de los vecinos del centro la parte "principal y sana del vecindario" que se atemorizaron ante la presencia de la chusma de las orillas.

 

Por su parte dice Vicente Fidel López (“Historia de la República Argentina”, 1893): “Era una clase hoy desaparecida, fiel al patriotismo local y rebelde a la “aristocracia” que la dominaba. Los “orilleros” tenían caballo, hogar y medios propios de subsistencia en las orillas y barrios embrionarios de la ciudad, unidos por espíritu de cuerpo a su medio social y poco simpáticos a las clases dirigentes cuyas casas ocupaban las calles del urbano centro.”

 

Este movimiento estaba acaudillado por los Alcaldes de sus respectivos pueblos y a la cabeza de todos ellos estaba el Alcalde de las Quintas don Tomás Grigera, del cual dice Vicente Fidel López (op. cit.) que “ejercía una especie de patriarcado bondadoso y responsable” en sus pagos. Lo describe con “la figura característica de los hombres de las orillas: alto y delgado, de cabellos y barbas negras, de ojos benignos pero retraídos entre dos cejas bastante pobladas. Sus modos de hablar y sus conceptos, siempre graves y sentenciosos, revelaban el hábito que había contraído de resolver las contiendas de sus convecinos con máxima de moral y buena ley según las entendía.”

 

El otro caudillo del movimiento fue el Dr. Joaquín Campana, al cual nos referiremos especialmente más adelante. Es el Dr. Campana quien entrega el Petitorio firmado por numerosos vecinos encabezados por sus respectivos Alcaldes de Barrio, a la Sala de Acuerdos del Cabildo, donde esperaban reunidos en pleno todos los Capitulares, a las 3 de la madrugada del día domingo 6 de abril. Las principales cláusulas del Petitorio eran las siguientes:

 

1º) El Brigadier General Cornelio Saavedra tendría el mando político y militar en toda su plenitud, por entenderse inconveniente “el depósito del Poder Ejecutivo en muchas personas.”

 

2º) Los españoles europeos de cualquier clase y condición serían expulsados, siempre “que no acreditasen de manera fehaciente su lealtad al gobierno.”

 

3º) En lo sucesivo no se nombrarían Presidentes de Juntas Provinciales a quienes no fuesen vecinos de la respectiva Provincia.

 

4º) Se abriría causa judicial contra Manuel Belgrano por su eventual responsabilidad en las derrotas durante la expedición militar al Paraguay.

 

5º) Se formaría un “Tribunal de Seguridad Pública” encargado de “velar contra los adversarios del sistema político.”

 

6º) Los Alcaldes de Barrio deberían contar con los elementos necesarios para “el arreglo de sus cuarteles, especialmente el de quintas”.

 

7º) En lo sucesivo no se nombrarían vocales de la Junta Gubernativa, ni se haría variación en la forma de gobierno “sin que ocurra con voto expreso del Pueblo.”

 

8º) El Regimiento de la Estrella sería disuelto y confinados sus jefes.

 

9º) Se dejarían sin efecto los despachos de Brigadieres Generales otorgados desde el 25 de mayo de 1810, con las excepciones de Cornelio Saavedra, Antonio González Balcarce y Francisco Rivero, héroe del pronunciamiento popular de Cochabamba, en el Alto Perú, por la “causa americana”.

 

Al ser presentado el documento en la reunión del Cabildo, ya todos los jefes y oficiales de los Regimientos acantonados en Buenos Aires (con excepción del Regimiento de la Estrella) estaban en conocimiento del movimiento popular y de su Petitorio, y habían decidido apoyarlo, presentándose con sus tropas en la Plaza. Por este motivo se invitó a pasar a la Sala de Acuerdos a los Coroneles: Martín Rodríguez de los “Húsares de la Patria”, Juan Ramón y Marcos Balcarce de la “Caballería de la Patria” (antiguos Blandengues de Buenos Aires), Juan Florencio Terrada del “Regimiento de Granaderos de Fernando VII”, Juan Bautista Bustos del “Batallón de Arribeños” (formado por provincianos residentes en Buenos Aires), entre otros varios más, a los efectos de formalizar su aprobación al documento.

 

Cornelio Saavedra se negó a aceptar la responsabilidad del mando único y manifestó su intención de renunciar a toda función, incluso al grado de Brigadier General que le fuera conferido. Esta situación imprevista lleva a los peticionantes a aceptar el mantenimiento de la Junta Grande, pero con la destitución del Secretario Hipólito Vieytes y los vocales Azcuénaga, Larrea y Rodríguez Peña (de la facción “porteñista”), en cuyo lugar se proponía como vocales a Feliciano Chiclana, Atanasio Gutiérrez y Juan Alagón, todos vecinos de arraigo, prestigio y conocida filiación “Juntista”. Para el cargo de Secretario de Gobierno se proponía al Dr. Joaquín Campana.

 

Otro de los puntos muy discutidos en aquella sesión extraordinaria y urgente del Cabildo de Buenos Aires, fue el de la expulsión de los españoles europeos, que se sustituyó por un impuesto proporcional a sus fortunas o rentas, quedando encargado el Alcalde Grigera de informar sobre todo aquel que fuera de “lealtad sospechosa”.

 

El Dr. Campana se puso a trabajar de inmediato, impulsando con energía todo lo acordado en aquella madrugada memorable pero luego soslayada del 6 de abril de 1811. Una auténtica revolución popular sin derramamiento de sangre, al mejor estilo de la Revolución Gloriosa o Incruenta ocurrida en Inglaterra en 1688.

 

 

 

Breve biografía del Dr. Joaquín Campana

 

El Dr. Joaquín Campana es el principal vocero e intérprete del movimiento de los “orilleros”, pero a pesar de que es un excelente orador de mucho prestigio entre los quinteros y las clases medias y bajas de Buenos Aires, no es un caudillo, es fundamentalmente un intelectual, un abogado que había cursado en Córdoba sus estudios humanidades y jurisprudencia, doctorándose en leyes en los tradicionales claustros de la Real y Pontificia Universidad de Nuestra Señora de Monserrat.

 

Pero Joaquín Campana no era porteño, sino oriental. Había nacido en la ciudad de San Carlos el 24 de mayo de 1773 y fue bautizado en la Parroquia de San Carlos Borromeo el día 27 de ese mismo mes (L. 1B fl. 26v.).

 

Era el segundo hijo de Andrés Campana, originario de Dublín, Irlanda, razón por la cual tuvo que castellanizar su nombre y apellido irlandeses Andrew Campbell, cuyos padres se llamaban James Campbell y Johanne Green. Este emigró al Río de la Plata acosado por la intolerancia religiosa de los calvinistas ingleses del siglo XVIII, desembarcando en Maldonado y estableciéndose en San Carlos. Contrajo matrimonio antes de 1771 con Bárbara Espíndola, nacida en Rio Grande e hija de portugueses azorianos, que forman ya desde 1764 el núcleo fundacional de la comunidad carolina.

 

En 1775 la familia Campana Espíndola está establecida en Maldonado por lo menos hasta 1787, donde Joaquín recibe el sacramento de la Confirmación en 1779. En 1795 hay documentos que ubican a la familia en Montevideo, y luego pasa a radicarse definitivamente en Buenos Aires desde 1797, donde Andrés Campana se desempeña como “Guardia Resguardo de Rentas”.

 

Al llegar a Buenos Aires Joaquín Campana ya tiene 24 años de edad y seguramente cursó sus estudios primarios y secundarios en Maldonado y Montevideo respectivamente. Era un oriental de cabo a rabo. Sería una gran casualidad que habiendo vivido tantos años en la Banda Oriental la familia Campana no tuviera ninguna relación con la familia Artigas, que eran varios y muy conocidos e insertos en la comunidad.

 

El 4 de Junio de 1803, el Dr. Joaquín Campana fue habilitado como Agente Fiscal de la Real Hacienda, cargo que desempeñaba al producirse las invasiones inglesas.

 

Participa activamente en el movimiento popular que acaudillado por Martín de Álzaga ofrece tenaz resistencia a la ocupación británica. El 14 de agosto de 1806 está presente entre las 96 personas que concurren al Cabildo Abierto que resuelve destituir al Virrey Sobremonte del mando militar de la ciudad de Buenos Aires, imponiendo como General en Jefe a Santiago de Liniers. En una carta dirigida al “Príncipe de la Paz” el destituido  Marqués de Sobremonte manifiesta “que el abogado Joaquín Campana había tomado la palabra en aquel Cabildo junto con otros revolucionarios quienes eran los cabecillas que dijeron al pueblo que tenía autoridad para elegir mandatario”.

 

El 18 de noviembre de 1806 el Coronel Cornelio Saavedra certifica que Joaquín Campana revista como oficial del Regimiento de Patricios, participando también en tal carácter en los combates de 1807.

 

Participa activamente en el proceso que conduce a la formación de la Junta Gubernativa. En el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810 vota en contra de Cisneros y en apoyo de la fórmula propiciada por Cornelio Saavedra.

 

Aparentemente ocupa un rol secundario durante el período de la Primera Junta, seguramente vuelve a sus actividades como abogado o como fiscal. Hay un enorme e inquietante vacío documental en este período de su vida, similar al misterio que hay sobre la actividad de José Artigas en 1810 y en el primer trimestre de 1811, justamente y casualmente cuando ocurre su presencia en Buenos Aires.

 

La cuestión es que protagoniza la movilización de los orilleros del 5 y 6 de abril, y luego ocupa la Secretaría de Gobierno hasta el 16 de setiembre de 1811, momento en que es desplazado y arrestado por orden del Primer Triunvirato establecido por presiones del Cabildo de Buenos Aires y de la “Sociedad Patriótica” porteñista.

 

Desde la fecha de su arresto queda confinado en el Fortín de Areco hasta que resulta beneficiado por la “Ley de Olvido” de 1822. En Areco pasa sus años más duros, sometido a todo tipo de privaciones junto a su familia. No deja de ser muy significativo el hecho de que es liberado de su confinamiento después de la internación de José Artigas en el Paraguay, lo cual permite reforzar la idea de una vinculación ideológica y política entre ambos. Más aun considerando que al Alcalde Tomás Grigera, que también es sometido a prisión por el Triunvirato, lo dejan libre casi enseguida en 1813 e incluso le otorgan tierras y cargos desde 1814.

 

El Alcalde Grigera fue favorecido por una ley sancionada por la Asamblea General Constituyente reunida en 1813, que otorga el perdón a todos los incursos en delitos políticos y militares con las únicas excepciones expresas de Cornelio Saavedra y Joaquín Campana. A Cornelio Saavedra, después de muchas vicisitudes, lo rehabilitan en 1818, permitiéndole regresar a Buenos Aires, restituyéndole su grado militar y asignándole un cargo en el ejército. Pero ninguno de los dos aboga por la libertad de Joaquín Campana, que sigue preso hasta 1822. Evidentemente su vinculación más fuerte es con José Artigas, al menos desde el punto de vista de sus captores.

 

Luego de su liberación se traslada con su familia a la localidad bonaerense de Chascomús, donde ejerce como Juez de Primera Instancia en la Campaña hasta 1829. Este año se embarcó en la goleta Rosa rumbo a Montevideo, con el propósito de radicarse definitivamente en esta ciudad para ejercer su profesión de abogado. La Provincia Oriental ya se había independizado y en virtud de su nueva Constitución de 1830 elige su primer Cuerpo Legislativo.

 

Pero el Dr. Joaquín Campana no había sido olvidado entre sus compatriotas, a pesar de los muchos años de reclusión, y tiene el privilegio de resultar electo por el sufragio de sus conciudadanos para formar parte de la primera Legislatura instalada en la nueva República, en calidad de Senador, siendo posteriormente reelegido varias veces, llegando a desempeñar la Vicepresidencia del Cuerpo por un período.

 

En mérito a su prestigio intelectual como abogado, la Asamblea General lo designa miembro del Tribunal Superior de Justicia, y en el desempeño de esta importante función debe cumplir una misión diplomática ante el gobierno argentino, relacionada con la navegación en el Río de la Plata. Su eficaz gestión conformó a los dos gobiernos y sentó las bases jurídicas de los subsiguientes protocolos que regularon estos temas por varias décadas.

 

Durante la Presidencia de Manuel Oribe se dedica a promover la cultura y la educación, pasando a desempeñar el cargo ejecutivo de Inspector General de Instrucción Pública, a la vez que ocupa la Cátedra de Filosofía a nivel universitario. En 1839 preside la apertura de la Academia Teórico Práctica de Jurisprudencia en Montevideo, pero debido al cambio de gobierno forzoso que se procesa a fines del año anterior, se ve obligado a mudarse otra vez a Buenos Aires, donde permanece hasta su muerte, ocurrida el 12 de setiembre de 1847.

 

 

 

 

La gestión de Joaquín Campana como Secretario de Gobierno de la Junta Grande

 

Veamos ahora cuales son los principales logros e hitos durante los cinco meses de gestión de Campana como Ejecutivo de la Junta Grande.

 

En principio corresponde dejar establecido el hecho de que antes de ocupar Campana su importante cargo, la Junta Gubernativa había enviado a Manuel de Sarratea en misión oficial a Rio de Janeiro en sustitución del fallecido Mariano Moreno.  Manuel de Sarratea está notoriamente vinculado a la “Sociedad Patriótica”, o sea, al partido del anterior Secretario destituido por el movimiento de los orilleros, Hipólito Vieytes. También milita en este partido el responsable político del Ejército en el Alto Perú, Juan José Castelli. De modo que su gestión tiene “dentro” a varios “enemigos” que pronto habrán de jugar muy fuertemente en contra del cumplimiento de los objetivos políticos y militares que Joaquín Campana y la Junta Grande se proponen.

 

El primer efecto positivo del gobierno de Joaquín Campana consiste en favorecer la insurrección popular en la Banda Oriental, dejándole ejercer un notorio protagonismo a José Artigas, que este aprovecha hasta lograr su resonante triunfo en la Batalla de Las Piedras, el 18 de mayo de 1811, sitiando por tierra la fortaleza de Montevideo. Este éxito inicial obviamente consolida la posición política de Joaquín Campana, de Cornelio Saavedra y de la Junta Grande, y por lo mismo resulta muy molesto para sus adversarios, quienes procuran estancar la situación y evitar un asalto sobre Montevideo. Mientras tanto, en Río de Janeiro se negocia sobre la amenaza inminente de una invasión portuguesa propiciada por el Virrey Elío y sobre una eventual mediación del Imperio Británico. En este marco, el General José Rondeau, quien sustituye a Manuel Belgrano en el mando del Ejército de la Junta en la Banda Oriental, parece actuar como agente de la “Sociedad Patriótica”.

 

El segundo efecto positivo está vinculado a la normalización de las relaciones de Buenos Aires con el Paraguay, a pesar de la guerra fratricida que se le había impuesto. En las jornadas del 14 y 15 de mayo de 1811, el Gobernador español del Paraguay, Bernardo de Velazco, es destituido y en su lugar se instala una Junta de Gobierno integrada por Fulgencio Yegros, Pedro Caballero y el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, actuando como Secretario Fernando de la Mora. Con la excepción del Dr. Francia, los otros tres integrantes de la Junta paraguaya eran amigos de José Artigas desde los tiempos de las invasiones inglesas. De inmediato esta Junta propone regular las relaciones con Buenos Aires a través de un Tratado de Confederación, cuya negociación también se demora por distintos motivos y recién termina por firmarse el 12 de octubre de 1811. Pero nunca llega a aplicarse porque la Junta Grande había dejado de existir y el Triunvirato no tenía ningún interés en este tipo de acuerdos.

 

A pesar de los manejos que hacía casi por su cuenta el Embajador Plenipotenciario Manuel de Sarratea ante Lord Stragford y el Marqués de Linhares en Rio de Janeiro, siguiendo instrucciones paralelas de la “Sociedad Patriótica”, y en total contradicción con los intereses de su propio gobierno ejecutivo a cargo de Joaquín Campana, éste manifestó claramente al Embajador británico su posición en carta fechada el 18 de mayo:

 

"Estas provincias exigen solamente manejarse por sí mismas y sin los riesgos de aventurar sus caudales a la rapacidad de manos infieles... Puede V.E. estar firmemente persuadido que el bloqueo puesto por el general Elío es más en perjuicio de los intereses de la Gran Bretaña y de la España misma, que de los nuestros. Para que el gobierno inglés pudiese hacer los oficios de un mediador imparcial es preciso que reconociese la independencia recíproca de América y la península, pues ni la península tiene el derecho al gobierno de América ni ésta al de aquella, de otro modo, poseído el gabinete británico con la idea de nuestra degradación, no sería extraño que quiera darnos por favor mucho menos de lo que se nos debe por justicia; hasta tanto no sea notorio el juicio de la nación británica, debe suspenderse todo ulterior procedimiento." (citado por Jorge Oscar Sulé, op. cit.).

 

Como bien señala el Dr. Sulé en su articulo referido, el documento resulta “admirable por su dignidad y concepción patriótica”, de una claridad y contundencia formidables en comparación con otros documentos de su época. Y es muy probable además, como bien supone el historiador Mario Arturo Serrano (“Cómo fue la revolución de los orilleros porteños”, Buenos Aires, 1972), que esta carta haya indignado a Lord Stragford al imponerle condiciones a la mediación que él mismo pretendía llevar adelante en representación de Su Majestad Británica. Tal grado de indignación, sospecha Serrano, que no le dejara más alternativa que propiciar un golpe de Estado en Buenos Aires, utilizando como instrumento de este designio al propio Manuel de Sarratea.

 

La cuestión es que las relaciones comerciales con el Imperio Británico se fueron reduciendo, al imponerse por el gobierno de Campana cada vez mayores restricciones a la importación de géneros ingleses con destino a las Provincias y a la venta en Buenos Aires de mercaderías al menudeo por parte de extranjeros. Además se siguió una política muy estricta en materia fiscal, persiguiendo particularmente a los importadores que debían a la Aduana, aplicándoseles un interés del 6% sobre sus mercaderías.

 

Todo parecía marchar bien para el gobierno de Joaquín Campana, pero la actividad conspirativa de la “Sociedad Patriótica” comienza a adquirir un ritmo frenético. Las calles de Buenos Aires se llenan de volantes anónimos en tono despectivo hacia los provincianos en el gobierno de la Junta: "Os gobiernan el potosino Saavedra, el cordobés Funes, el correntino Cossio, el tucumano Molina, el montevideano Campana, todos forasteros. ¿En esto han venido tus glorias y tu nombre, Buenos Aires?".

 

En el Alto Perú, las fuerzas revolucionarias alcanzaban ya al Lago Titicaca y se preparaba en la ciudad de Tacna una insurrección acaudillada por Francisco Antonio de Zela que serviría de avanzada para la total invasión del Perú. Pero el 20 de junio de 1811, mientras la población de Tacna proclamaba su adhesión a la causa Americana, las fuerzas del Virreinato del Perú al mando del General José Manuel de Goyeneche derrotaban totalmente en la batalla de Huaqui a los patriotas, que huyen en desbandada abandonando todo el parque y la artillería. Tal fue el desorden en las tropas que siguieron huyendo hasta Jujuy. Poco después, el 13 de agosto de 1811, otra derrota, esta vez en Sipe-Sipe, determina la pérdida de Cochabamba y de todo el Alto Perú.

 

Ante semejante desastre, los revolucionarios de Tacna quedan abandonados a su suerte, siendo también derrotados y apresados todos sus jefes. Francisco Antonio de Zela es condenado a las mazmorras del Castillo de Chagres, en Panamá, donde muere diez años después, el 28 de julio de 1821.

 

Paralelamente, el llamado “Ejército Pacificador de la Banda Oriental” enviado por el Rey de Portugal al mando del Gobernador y Capitán General de Rio Grande, Diego de Souza, cruzan el río Yaguarón el 21 de julio de 1811, apoderándose de la Villa de Melo el día 23. El 30 de agosto los portugueses toman por asalto la ciudad de Paysandú, heroicamente defendida por el Capitán Francisco Bicudo, mestizo riograndense, quien pierde la vida en el combate junto a otros 30 milicianos patriotas. Para el 5 de setiembre los invasores ya están en posesión de la Fortaleza de Santa Teresa y el 14 de octubre ocupan la ciudad de Maldonado donde establecen su Cuartel General.

 

Un compendio de malas noticias comienza a llegar a Buenos Aires. A principios de agosto la Junta resuelve el cese de Juan José Castelli y Antonio González Balcarce en la jefatura del Ejército del Alto Perú, designando al propio Presidente Cornelio Saavedra y al diputado tucumano Manuel Molina para sustituirlos. Por otra parte envía en misión a Montevideo al Deán Funes, José Julián Pérez y Juan José Paso, a los efectos de negociar un armisticio con Elío. Con estas ausencias la Junta Grande queda seriamente debilitada para enfrentar las resistencias de la oposición en Buenos Aires, la cual obviamente no desaprovecha la oportunidad.

 

Dice el historiador argentino Juan Canter (citado por Washington Reyes Abadie en “Artigas y el Federalismo en el Río de la Plata”, Montevideo, 1998): “La oposición aprovechada se alza prepotente con humos de arrogancia. Han vuelto a aparecer las cucardas azules y blancas, el café (de Marco) ha recobrado nueva animación. Junto a la juventud ilustrada aparecen también los Sosa y los García, al lado de Francisco Paso (pertenecientes a un sector de los suburbios). Son varios los elementos que juegan la partida de las conveniencias políticas.”

 

El golpe de Estado y la instalación del Primer Triunvirato

 

Los acontecimientos se precipitan a partir del 13 de setiembre, poco después de la llegada de Manuel de Sarratea desde Rio de Janeiro, cuando dieciocho vecinos de las “principales familias” plantean al Cabildo una “Petición del Pueblo” para que se convoque a un Congreso general de vecinos “donde los sabios y ancianos de todas las clases de este gran pueblo (de Buenos Aires), traten de restablecer por todos los medios posibles los únicos resortes que puedan poner en movimiento al espíritu público que hoy con tanto dolor vemos paralizado”. La Junta por intermedio del Dr. Campana increpó la jugada del Cabildo y negó la autorización para realizar la reunión. Pero el día 16 aparece otra “Petición del Pueblo” solicitando al Cabildo la destitución y prisión del Dr. Campana y de los Alcaldes Tomás Grigera, Domingo Martínez y Andrés Hidalgo. La Junta atemorizada por estos atrevidos ataques separa del cargo al Dr. Campana, y el Cabildo, por su parte, con el apoyo del Comandante de Armas General Francisco Ortiz de Ocampo organiza patrullas de tropas por las calles de la ciudad.

 

El día 17, el Dr. Campana es secuestrado de su casa por una partida de “Húsares” y llevado a su confinamiento en el Fortín de San Antonio de Areco, hacia donde luego lo acompaña su familia. No hacía falta juicio ni sentencia, simplemente estaba condenado por “la gente distinguida y sana” representada por el Cabildo de Buenos Aires, que nuevamente pasaba por encima de la Junta de Gobierno y de la soberanía de todas las Provincias que estaba depositada en ella.

 

Ese mismo día un tumulto de gente ingresa al Cabildo manifestando que en vista de la “impotencia del Gobierno” era necesario realizar un Cabildo Abierto de “la parte más sana y distinguida del vecindario” para adoptar las medidas conducentes a “la salvación de la Patria”. El Cabildo Abierto se reúne el día 19 designándose a Feliciano Chiclana, Juan José Paso y Manuel de Sarratea como diputados de Buenos Aires para negociar con la Junta la reorganización del gobierno. El día 23, la Junta promulgaba un decreto por el cual se crea “un Poder Ejecutivo compuesto de tres vocales y tres secretarios… los cuales tomarán el gobierno bajo las reglas o modificaciones que deberá establecer la Corporación o Junta Conservadora, que formarán los señores diputados de los pueblos y provincias, en consorcio con los que eligió esta Capital.”

 

Obviamente el nuevo Triunvirato estaría integrado por los mismos diputados que eligió la Capital, Sarratea, Paso y Chiclana, secundados por los secretarios Bernardino Rivadavia, José Julián Pérez y Vicente López.

 

Tal como se había pactado, la rebautizada “Junta Conservadora” aprobó el 22 de octubre un “Reglamento Orgánico” del gobierno, cuya redacción se atribuye al Deán Funes, el cual por primera vez habla de una división tripartita de los Poderes al estilo federal pautado por Montesquieu: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Por primera vez también se utiliza en un documento oficial la denominación “Provincias Unidas del Río de la Plata”.

 

Pero para esa altura de los acontecimientos, el Poder estaba plenamente concentrado en el Triunvirato totalmente “porteñista”, y ya no tenían ningún interés de sujetarse a ningún reglamento ni de negociar nada con nadie. El 7 de noviembre, el Triunvirato, considerando que “la tolerancia de la Capital, y la que ella por su influjo consiguió de los demás pueblos, fue el único título que autorizó a los dichos diputados para gobernar hasta el momento… que decidió el pueblo de la Capital a reclamar la reitegración de sus derechos transigidos… declara a los diputados sin más carácter que el de apoderados de sus respectivos pueblos, y tiene por nula y disuelta la Corporación de la Junta Conservadora que jamás a existido”. Por la misma resolución el Triunvirato se autoproclama con el título de “Gobierno Superior Provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata a nombre del Señor don Fernando VII”. Un verdadero Consejo de Regencia a imagen y semejanza del establecido en Cádiz.

 

Ante el hecho consumado de ruptura institucional, los secretarios Pérez y López presentaron su renuncia, y el Triunvirato, entendiendo que con solo dos secretarios era suficiente, designan a Bernardino Rivadavia como titular de la Secretaría de Gobierno y Relaciones Exteriores y al montevideano Dr. Nicolás Herrera a cargo de la cartera de Guerra y Hacienda.

 

Para esa fecha, el Triunvirato ya había firmado un Armisticio que entregaba al gobierno enemigo de Montevideo la totalidad de la Banda Oriental del Uruguay, a cambio de la promesa de que se retirarían las tropas portuguesas. Los orientales, reunidos en la Panadería de Vidal se resistieron a aceptar este otro hecho consumado sin mediar ningún tipo de consulta, se sintieron traicionados en su deseo de continuar la lucha y decidieron acompañar la retirada de sus milicias bajo la conducción del General José Artigas, marchando juntos en la “Redota” o “Éxodo del Pueblo Oriental” rumbo al Ayuí, dejando tras de sí la tierra arrasada.

 

“Nada podemos esperar sino de nosotros mismos”, dijo Artigas. La ciudad de Buenos Aires se había convertido, por decisión de sus familias más distinguidas, en una tiranía aun peor que el yugo español del que pretendía liberarse.

 

Conclusión

 

Volviendo al principio de esta historia y a la luz de todo los hechos relatados, nos planteamos si no sería razonable suponer (a falta de documentación) que Artigas fue a Buenos Aires en febrero de 1811 buscando negociar con la Junta Grande una garantía  que reflejara los intereses y la participación del Pueblo Oriental en el gobierno. No podía ser un diputado provincial, porque la Banda Oriental no había sido aun liberada y mal podía elegir representantes. Pero al menos una garantía, un hombre de confianza en el gobierno, y ese rol recayó en el Dr. Joaquín Campana.

 

Vale dejar constancia que la República Oriental del Uruguay reconoce al Dr. Joaquín Campana como uno de sus conciudadanos meritorios, y en póstumo homenaje, por iniciativa y gestión de sus descendientes argentinos, su nombre figura entre las calles de su ciudad natal San Carlos, y también entre las de Montevideo.

 

Lic. Alberto Umpiérrez

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Domingo, 01 de Agosto de 2010 03:31  

Encuestas

¿Quién está en línea?

Tenemos 61 invitados conectado(s)

La Hora del Federalismo

Banner

Newsflash

CAMBIEMOS EN SU ENCRUCIJADA

La alianza Cambiemos atraviesa horas de angustia, reproches domésticos y murmuraciones sobre sus adversarios, tal como le sucedió al Frente para la Victoria hace 1 año, y al Frente Renovador cuando perdió fuelle entre 2014 y 2015. El Partido Federal realiza sus mayores esfuerzos por apoyar una gestiòn transformadora, pero ya hemos sostenido que un error inicial de Cambiemos fue intentar ignorar que en la 1ra. vuelta electoral, Mauricio Macri obtuvo menos sufragios que Daniel Scioli, y en el balotaje ganó con votos de Sergio Massa.