Partido Federal - Sitio Oficial

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Características

DOS TIPOS DE CAMBIO PARA FRENAR LA INFLACION

E-mail Imprimir PDF
Image

Dólar comercial para mantener la protección de la industria local y capturar la renta extraordinaria por exportaciones a altos precios en pesos y dólar financiero para frenar la especulación contra la moneda y encarecer la salida de divisas fue el esquema que rigió durante los ańos 80.

Dólar comercial para mantener la protección de la industria local y capturar la renta extraordinaria por exportaciones a altos precios en pesos y dólar financiero para frenar la especulación contra la moneda y encarecer la salida de divisas fue el esquema que rigió durante varios ańos de los 80 y que incluyó hasta el dólar turista en un intento de la administración radical por frenar la inflación. El esquema que funcionaba en los simuladores económicos, automáticamente dio paso a la bicicleta financiera y la aparición del mercado paralelo. Obviamente, no sirvió para frenar la inflación.

Algo sin duda con mucha similitud a las retenciones móviles del ministro Martín Lousteau que funcionaron como un esquema ideal en la notebook pero provocó la automática reacción de los productores agropecuarios hasta generar la primera crisis política a la administración de Cristina Fernández. Tampoco sirvió para controlar la inflación, una de las justificaciones que utilizó el ministro.

En 1985 el gobierno de Raúl Alfonsín lanzó el plan Austral, que incluyó el congelamiento de precios y salarios el famoso desagio para desindexar la economía y un dólar alto que protegía el mercado interno y fomentaba exportaciones. Pero cuando se liberó la discusión salarial llegaron aumentos del 30% liderados por la entonces poderosa UOM que pusieron en jaque al modelo. Tres ańos después, se había perdido el colchón del dólar, Marta Mas de Magliano dejó de ser efectiva en el control de los precios y estos le ganaron la carrera a los salarios. En default, con u$s 2.000 millones de reservas y déficit fiscal y comercial llegó el ajuste del Plan Primavera.

Los controles de Guillermo Moreno se parecen cada vez más a los de Magliano (aunque ella no presionaba a empresarios), los límites salariales de Hugo Moyano son repetidamente superados y el dólar dejó de ser el recontraalto de los primeros ańos de Néstor Kirchner.

Sin embargo, hay marcadas diferencias: el dólar todavía tiene colchón, el Banco Central acumula u$s 50.400 millones de reservas, el superávit comercial supera los u$s 10.000 millones y el superávit financiero podría alcanzar 4 puntos del PIB.

“Sólo asumiendo la mala praxis del gobierno en cuestiones económicas se puede estar ya pensando en un escenario a 12 meses con desdoblamiento de tipo de cambio”, evaluó para El Cronista un economista.

Hace exactamente veinte ańos, el gobierno de Raúl Alfonsín estableció un desdoblamiento en la paridad cambiaria, para evitar un drenaje en las divisas del Banco Central y la incesante escalada de los precios internos. El resultado fue, precisamente, opuesto al que se pretendía.

El desdoblamiento en el tipo de cambio que, desde hace días, se menciona como una posible medida oficial recuerda obligadamente una etapa de la historia argentina que el propio sector preferiría olvidar: la implementación del Plan Primavera que, en agosto de 1988, pretendió calmar una escalada de precios no tan alejada de la actual, y terminó con la mayor inflación que conocieron los argentinos.

El Plan Primavera del ministro Juan Vital Sourrouille consistió en que la mitad de las divisas que ingresaran por exportaciones “no tradicionales” se liquidarían en el mercado libre; es decir, fuera de la paridad oficial (un 25% por encima de ésta) que había mantenido el Gobierno desde los inicios del Plan Austral.

A modo de ejemplo, el analista Manuel Solanet relaciona este sistema con el actual modelo de retenciones a las exportaciones que implementa el Gobierno actual: “Es parecido. Con el régimen de tipos de cambios diferenciales, el Banco Central se queda con la diferencia: vende dólares cuando está caro, y compra cuando está barato. Con el régimen de retenciones, el que se queda con el impuesto es, en vez del Central, el Tesoro nacional”.

El desdoblamiento pretendía frenar el drenaje de divisas en una Argentina en default, una situación que se podría repetir si la inflación se espiraliza y los inversores corren al dólar para protegerse en un ańo electoral. La opción del desdoblamiento permitiría un dólar caro para frenar la fuga de divisas y un dólar más barato para evitar que el impacto de una devaluación se sienta directamente sobre los productos de consumo básico y uso doméstico.

En los 80 Sourrouille no pudo frenar la corrida cambiaria y su sucesor, Juan Carlos Pugliese terminó por liberar el mercado de cambios antes de cederle la posta al último ministro de Alfonsín, Jesús Rodríguez.

Última actualización el Sábado, 26 de Abril de 2008 07:34  

Encuestas

¿Quién está en línea?

Tenemos 73 invitados conectado(s)

La Hora del Federalismo

Banner

Newsflash

LA CAUSA BASURA

La pregunta, puertas adentro de la Casa Rosada es cuál es margen de maniobra en su base electoral, mermada pero aún real, que tiene Cristina Fernández para negociar sin dilapidar el resto del capital político y prestigio que le queda. De la respuesta dependerá el futuro de la negociación con los holdouts.