Partido Federal - Sitio Oficial

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Blog de Sección Políticas MACRI LISTO PARA EL 2019 - EL PERONISMO EN SU PEOR CRISIS

MACRI LISTO PARA EL 2019 - EL PERONISMO EN SU PEOR CRISIS

E-mail Imprimir PDF

 

 

 

 

Sin renuncias. Cristina de Kirchner anunció que no bajará su pretensión de volver a liderar el PJ. Macri estará obligado, hasta por peronistas no K, a lanzarse a una reelección en el 2019. El camino está abierto.

 


 

 

 


 

Cambiemos festejó ayer un triunfo que ni siquiera sus propios integrantes podían comprender en toda su dimensión y complejidad. El gobierno avanzó con mayoría en 13 distritos y también en cantidad de votos con relación a lo que obtuvo en la PASO. En Buenos Aires ganó con un candidato como Esteban Bullrich que tuvo que pelear contra el desconocimiento del votante de la mano de María Eugenia Vidal, la artífice de la campaña y principal triunfadora de la elección. Quizás en eso reside una de las mayores derrotas de Cristina de Kirchner: no haber podido con Bullrich, ni siquiera después de haber escondido tras el nombre de Unidad Ciudadana a su verdadero sello del Frente para la Victoria o llegar a pedirle a su hijo Máximo que no apareciera en la campaña, un pedido de todos los intendentes que la apoyaron ante el temor que la fuga de votos fuera masiva.

 

El escenario que mostraba el país ayer era previsible pero de todas formas sorprendente. El multicolor de Cambiemos se extendía sobre CABA, un triunfo histórico en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Jujuy, Salta, Buenos Aires por más de 4 puntos, Corrientes, Chaco, Neuquén, Entre Ríos, La Rioja y Santa Cruz. Impresionante para esta era democrática; un deleite que casi ningún presidente no peronista pudo tener y la puerta abierta casi sin limites para comenzar a pensar en la campaña para la reelección de Macri en el 2019.

 

Tras el resultado, un proceso de 8 años de la mano de Macri aparece no solo como una segura pretensión del presidente, sino también como una necesidad hasta del peronismo que, con muchos de los protagonistas de posibles chances de reforma heridos en sus provincias, cayó nuevamente en el peligro de las pretensiones de Cristina de Kirchner.

Ese riesgo puede resumirse en pocas letras: la expresidente quedó herida con una derrota, pero también cada uno de los peronistas que podrían protagonizar claramente la renovación del PJ. Los que no perdieron no tienen consenso claro para liderar ese proceso. Y de ahí el peligro que enfrenta el sistema y que obliga a Macri a protagonizar otro capítulo electoral en el 2019.

Cristina de Kirchner quedó consagrada a solo un territorio de influencia, La Matanza, y a un ámbito en el que ella promete ser molesta, una sola banca en el Senado. El resto del país casi no la registra electoralmente, salvo por algún caso aislado como el segundo puesto de Agustín Rossi en Santa Fe, episodio de todas formas de confusa construcción política para el PJ provincial hacia el futuro.

Desde esa posición le alcanzó anoche a Cristina de Kirchner para amenazar al peronismo al advertirle que peleará jefatura.

Con Cristina derrotada y sin peronistas vivos, vuelve a ser un peligro porque entre esos muertos políticos ella va a tener casi 3.5 millones de votos y el derecho a reclamar la jefatura de un PJ moribundo.

El primero en tomar nota de esto fue Miguel Pichetto, el resto de los peronistas estaban anoche aturdidos como para hacerse cargo inmediatamente de esa advertencia.

"Unidad ciudadana será la base de construcción de la alternativa a este gobierno. Este es un voto fundacional; una semilla de esperanza política y la vamos a regar todos los días". Esa frase de Cristina de Kirchner anoche, poco antes que Macri hablara en el búnker de Cambiemos y mientras la expresidente reconocía la derrota ante Bullrich, fue el anticipo de la pelea que vendrá en el PJ y de la que el gobierno de Macri viene tomando nota hace tiempo.

Mirado en términos de supervivencia, y con derrotas peronistas peligrosas como la de Juan Schiaretti en Córdoba o Juan Manuel Urtubey en Salta, quizás deba pensarse que la estrategia del gobierno y de Jaime Durán Barba de elegir a Cristina como enemiga perfecta quizás estuvo algo exagerada.

 

El presidente no tiene excusas desde anoche para implementar su plan económico y avanzar con las reformas clave que prometió y su electorado espera, sobre todo en materia fiscal. También se lo piden inversores y el mundo exterior. Se coloca el presidente como imprescindible en Cambiemos y por lo tanto se instala ya para un próximo período, campaña que comenzará en breve. Tan rápido como el viernes, cuando se reúna con gobernadores del PJ, ahora la mayoría de ellos magullados y perdedores, a los que deberá asegurarles el mantenimiento de la caja y por lo tanto de la gobernabilidad y pedirles apoyo en las reformas fiscales clave que lanzó el gobierno. Es imposible recordar algún momento en que un presidente no peronista tuviera semejante plataforma para la reelección. No es por lo tanto momento para descansar en el festejo.

 

 

fuente: ambito.com
Última actualización el Lunes, 23 de Octubre de 2017 17:16  

Encuestas

¿Quién está en línea?

Tenemos 40 invitados conectado(s)

La Hora del Federalismo

Banner

Newsflash

CAMBIEMOS EN SU ENCRUCIJADA

La alianza Cambiemos atraviesa horas de angustia, reproches domésticos y murmuraciones sobre sus adversarios, tal como le sucedió al Frente para la Victoria hace 1 año, y al Frente Renovador cuando perdió fuelle entre 2014 y 2015. El Partido Federal realiza sus mayores esfuerzos por apoyar una gestiòn transformadora, pero ya hemos sostenido que un error inicial de Cambiemos fue intentar ignorar que en la 1ra. vuelta electoral, Mauricio Macri obtuvo menos sufragios que Daniel Scioli, y en el balotaje ganó con votos de Sergio Massa.