Partido Federal - Sitio Oficial

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Blog de Sección Políticas EL LIDERAZGO DE MACRI

EL LIDERAZGO DE MACRI

E-mail Imprimir PDF

 

 

 

Macri está demostrando que no es una utopía acceder al poder y gobernar con normalidad por fuera del peronismo

 

 


 

 

 


No solo Jorge Batlle creía imposible que Mauricio Macri pudiera llegar a la Casa Rosada.

 

Su propio padre, Franco Macri, había dicho "están locos" a quienes habían empezado a imaginar una candidatura presidencial de un hombre de negocios que llegó a la política en 2005, con una exitosa gestión al frente de Boca Juniors. Había quienes desconfiaban de que un imberbe político de fuera de los grandes partidos tuviera la habilidad para enfrentar a un contrincante demoledor como el peronismo.

 

 

Pero los hechos demuestran que eran juicios equivocados. Macri sigue quebrando marcas en la competencia política y está demostrando que no es una utopía acceder al poder y gobernar con normalidad por fuera del peronismo.

Rompió con la tendencia electoral desde el siglo XX de que los presidentes democráticamente electos, y limpiamente, pertenecían al Partido Justicialista o la Unión Cívica Radical. También, si cumple los cuatro años de gestión, será uno de los raros jefes de Estado no peronista en completar el período de gobierno.

No solo ganó con comodidad una elección a mitad de su mandato –que se considera una suerte de referéndum sobre la marcha del gobierno– sino que obtuvo una de las mayores victorias para cualquier fuerza política en comicios parciales desde el retorno a la democracia en 1983.

Ahora Macri está en una posición más cómoda para encarar las reformas económicas de un país que no avanza por una pesada ancla del Estado, y proyectar con más certeza un segundo período de gobierno.

Lo segundo depende del sangrado de las heridas que pueden provocar los cambios estructurales que son necesarios, pero que seguramente serán muy dolorosos en el corto plazo.

Soliviantado por el espaldarazo popular, el presidente argentino anunció, con el resultado electoral aún fresco, que profundizará las reformas económicas en la segunda etapa de su gobierno."Es lo que la gente votó ayer (por el domingo 22)", opinó.

Es cierto que los trofeos de Macri incluyen leyes importantes, como la que habilitó la renegociación de la deuda en default, pese a que no contaba con las mayorías legislativas. Es cierto también que logró imponer sin traumas la liberación del mercado cambiario, la eliminación de impuestos y regulaciones al comercio exterior y de algunos precios de la economía.

¿Eso "es lo que la gente votó" el domingo pasado? No lo creo.

La mayoría electoral de Macri refleja el hartazgo de buena parte de los ciudadanos por un modo mafioso y patotero de gestionar la política y muy enojado por la corrupción de exgobernantes que se ventilan en los estrados judiciales y en los medios de comunicación.

Macri se llevó el premio mayor por un nuevo estilo de gestionar la política, proclive al diálogo, muy horizontal en la comunicación con la gente y sin empacho en reconocer errores, la contracara del peronismo carismático de Cristina Kirchner, una líder autoritaria que se siente a gusto en el escenario de la confrontación al estilo de Evita.

El apoyo popular al presidente no parece estar por el lado de su proyecto reformista que ha sido bastante tibio en términos de liberalismo económico.

Si pisa el acelerador puede recibir un duro golpe y no habrá una segunda oportunidad.

Debería ser cauteloso y aún no tomar decisiones riesgosas.

"Lucha la buena lucha" –el lema de su Colegio Cardenal Newman– para el presidente debería significar consolidar aún más el espacio que conquistó paso a paso.

 

Fuente:elobservador.com.uy
Última actualización el Domingo, 29 de Octubre de 2017 16:07  

Encuestas

¿Quién está en línea?

Tenemos 15 invitados conectado(s)

La Hora del Federalismo

Banner

Newsflash

USO DE DATOS, NUEVO PASO imPROpio

 

En un nuevo paso en falso, el gobierno macrista da nuevas evidencias de estar en una suerte de barco sin rumbo, rodeado de amparos judiciales que condicionan su gestión. Ante la evidencia de abandonar las normas constitucionales, los diarios Clarín y La Nación, hoy decidieron abandonar su apoyo manifiesto al Poder Ejecutivo. La innecesaria exposición del tema Tinelli, cuando el Presidente tiene asuntos mucho más graves por resolver. La imagen de superficialidad y falta de prioridades que muestra la dirigencia gubernamental se expanden por la sociedad.